Cómo prevenir y tratar el alzhéimer de forma natural.

¿Existe algún tratamiento o método para prevenir y curar el alzhéimer? En este artículo te compartimos las últimas investigaciones realizadas y lo que puedes hacer tú para potenciar tu salud cerebral, prevenir y tratar esta y otras enfermedades neurodegenerativas.

¿Qué es la enfermedad de Alzheimer?

La enfermedad de Alzheimer (EA) se puede definir como una enfermedad neurodegenerativa que se manifiesta como deterioro cognitivo, trastornos conductuales y una disminución de la masa cerebral. Las manifestaciones básicas son la pérdida de memoria, la desorientación temporal y espacial y el deterioro intelectual y personal.

Según afirman expertos como el Dr. Mercola o la Dra. Mary Newport, entre otros, el alzhéimer se produce por la muerte neuronal (por falta de suministro de alimento a las neuronas), y por una disminución del volumen cerebral.

La Dra. Newport, una médico estadounidense cuyo marido padecía esta enfermedad y que logró increíbles resultados con un cambio de alimentación, afirma que este proceso de degeneración cerebral puede suceder durante una o más décadas hasta que finalmente los síntomas se vuelven evidentes.​

¿A quién afecta?

La enfermedad de Alzheimer es una de las nuevas causas de mortalidad cuya tendencia está creciendo más rápido en los países desarrollados. Algunos datos apuntan que la cifra alcanza los 35.600.000 personas en el mundo con demencia, y se espera que se duplique en unos 20 años. Aunque el alzhéimer suele darse en personas mayores, también se dan casos en jóvenes y, como hemos visto, la degeneración cognitiva puede estar sucediendo durante años antes de que los síntomas se hagan visibles.

Según un estudio de la Universidad Complutense de Madrid publicado en 2016, llamado Estudio sobre las enfermedades neurodegenerativas en España y su impacto económico y social, se produce un nuevo caso en el mundo cada 4 segundos, 8 millones de personas anualmente.

En España, se estima que entre 6 y 7,5 millones de personas sufren algún tipo de enfermedad neurológica y, cerca de 1,5 millones, alguna enfermedad neurológica grave. El número de personas en España con la enfermedad de Alzheimer u otras demencias se estima en 717.000, aunque las cifras varían entre unas fuentes y otras. Según un informe de 2013 de la CEAFA (Confederación Española de Asociaciones de Familiares de Personas con Alzheimer y Otras Demencias) en España habría 1.500.000 personas con alzhéimer.

Además del enorme sufrimiento que ocasiona esta enfermedad tanto en las personas que la padecen como en los familiares, allegados y cuidadores, supone un importante gasto a nivel personal y global. Según este estudio, el coste total anual por todos los conceptos asociados con las enfermedades neurodegenerativas es de 32.372 millones de euros en España, y se espera que estos costes vayan en aumento. 

¿Existe alguna cura farmacológica a esta enfermedad?

Parece ser que hasta ahora no se han encontrado tratamientos curativos farmacológicos para el alzhéimer. Según el estudio realizado por investigadores de la Universidad Complutense de Madrid, entre el año 2002 y 2012, el 99, 6 % del costo de los ensayos dedicados a obtener medicamentos para prevenir o curar esta enfermedad han fracasado.

El 70 % de los enfermos de alzhéimer no responden a los tratamientos o lo hacen de manera "poco" satisfactoria.

Ramón Cacabelos 
Neuropsiquiatra

Por lo que parece, se está investigando una vacuna para el alzhéimer sin efectos secundarios, pero este psiquiatra afirma en esta entrevista publicada en 20minutos.es en 2015, que tardará como mínimo unos 10 años.

Además de que dudamos mucho que una vacuna no tenga efectos secundarios perjudiciales, y que una enfermedad que depende tanto de nuestros hábitos de vida, como veremos a continuación, se pueda acabar con una vacuna "milagrosa", nos parece que esperar como mínimo otros 10 años, sería una solución muy pobre y poco esperanzadora para todas las personas que están ya sufriendo esta enfermedad o que podrían sufrirla en un futuro.

Según la información que hemos consultado, en la actualidad no existe una cura farmacológica definitiva, y tampoco creemos que la solución al problema vaya en ese sentido, por lo que, como muchos opinan, creemos que son necesarias alternativas terapéuticas saludables y sin efectos perjudiciales para prevenir y tratar esta enfermedad y recuperar la salud. La buena noticia es que ya se han descubierto algunas de estas alternativas...

¿Cuáles son las causas del alzhéimer?

Aunque muchos afirman que se desconocen las causas de la enfermedad de alzhéimer, esto no es del todo cierto. Si bien es cierto que hay factores que pueden ser desconocidos en el desarrollo de la enfermedad, existen otros que si se han descubierto ya y que pueden ayudarnos a encontrar algunos métodos efectivos en la prevención y tratamiento de esta y otras enfermedades.

Un gran número de estudios científicos sugieren ya, que enfermedades neurodegenerativas como el alzhéimer tienen mucho que ver con nuestros hábitos de vida, como son la alimentación, el ejercicio o una adecuada exposición a la luz natural.

La ciencia nos ha demostrado que muchas enfermedades relacionadas con el cerebro, desde la depresión hasta la demencia, están muy vinculadas con nuestras elecciones alimenticias y de estilo de vida... El origen de las enfermedades neurológicas en muchos casos es predominantemente alimenticio.

David Perlmutter 
Médico neurólogo

El doctor y neurólogo David Perlmutter, en su libro Cerebro de pan, escrito junto con la periodista Kristin Loberg, afirma que los factores de riesgo del alzhéimer son:

  • Unos niveles altos de azúcar en sangre durante años.
  • Un consumo elevado de carbohidratos (como los presentes en cereales como el trigo, muy manipulado y con gran cantidad de gluten).
  • Una dieta baja en grasas saludables.
  • Intolerancia al gluten no diagnosticada.

Los niveles altos de azúcares en sangre durante años y la resistencia a la insulina parecen estar muy relacionados con la degeneración cognitiva y el alzhéimer, entre otras demencias.

Según la Dra. Newport y el Dr. Mercola, cuando el cuerpo deja de producir la insulina necesaria para regular el azúcar en sangre y producir energía, el cerebro deja de obtener el alimento de la glucosa y comienza a atrofiarse, ya que no recibe otra fuente de energía, perdiendo progresivamente funciones como la memoria, el habla, el movimiento o la personalidad. 

Parece ser que las personas con diabetes tienen un riesgo 65 % mayor de padecer alzhéimer. Ambas enfermedades estarían muy relacionadas con la resistencia a la insulina, y ya se ha considerado a la enfermedad de alzhéimer como un tercer tipo de diabetes que desencadena la muerte cerebral. 

Pero afortunadamente, existen otros suministros de energía para el cerebro, sin tener que utilizar la glucosa, como veremos a continuación.

Prevenir y tratar el alzhéimer sin fármacos

Debido a que en la actualidad no existe una cura farmacológica definitiva, muchos creen, entre los que nos incluimos, que es necesario encontrar otras alternativas, sin peligrosos efectos secundarios, para prevenir y tratar el alzhéimer.

Según un estudio realizado por investigadores de varias universidades valencianas, y publicado en la revista Nutrición Hospitalaria:

"Los triglicéridos de cadena media suponen una fuente directa de energía celular y una alternativa no farmacológica a la muerte neuronal por falta de la misma, que se produce en los enfermos de alzhéimer".

En este estudio prospectivo realizado en pacientes con demencia tipo alzhéimer, en todos sus grados, a los que se les suministró 40 ml. de aceite de coco virgen extra al día, durante 21 días, encontraron un aumento estadísticamente significativo de la puntuación del test MEC- LOBO y, por consiguiente, una mejoría del estado cognitivo, mejorando sobre todo los pacientes graves y los que no tenían diabetes tipo 2.

El aceite de coco parece ser uno de los alimentos con mayor cantidad de triglicéridos de cadena media, que en nuestro organismo producen cuerpos cetónicos, que constituyen una fuente de energía para las células. Los triglicéridos de cadena media son los que se metabolizan más rápidamente y en mayor cantidad, por lo que son una fuente de energía directa para las células. Además, y lo que es bastante importante, el aceite de coco no produce, según la responsable del estudio, efectos secundarios adversos.

Los responsables de este estudio piensan que el aceite de coco consumido con las comidas podría mejorar a todos los enfermos con demencia.

Como ya han advertido especialistas como el neurólogo David Perlmutter, y en contra de lo que muchos creen, el cerebro está formado principalmente de grasa, y son grasas saludables, y no azúcares, lo que necesita como fuente de energía.

Según la Dra. Newport, dos cucharadas de aceite de coco al día es una medida efectiva de prevención y tratamiento de enfermedades neurológicas degenerativas, recomendando tomar este alimento de forma progresiva, ya que cada persona puede necesitar un tiempo diferente de adaptación.

Hay que tener en cuenta que no es solo un alimento milagroso lo que producirá los mayores resultados, sino el conjunto de unos hábitos alimenticios y de vida que favorezcan la salud.

Alimentos a evitar

  • Azúcares procesados. Están presentes en una gran cantidad de productos industriales, por lo que se recomienda evitar su consumo y leer bien las etiquetas de ingredientes. Los podemos encontrar con nombres como: fructosa, sacarosa, glucosa, dextrosa...
  • Granos. Ya que parece ser que se convierten en azúcares en nuestro cuerpo. Además, cereales como el trigo han sufrido grandes modificaciones genéticas para aumentar la producción y las ventas, conteniendo hasta 40 veces más cantidad de gluten que en la antiguedad, debido a que es adictivo. El gluten, según el Dr. Perlmutter, es una sustancia que puede afectar negativamente a nuestra salud cerebral y general.
  • Edulcorantes artificiales. Existen numerosos estudios sobre los efectos perjudiciales de edulcorantes sintéticos como el Aspartamo, que inducen los mismos problemas que se supone deberían evitar. Se ha descubierto que el consumo de Aspartamo acorta la respuesta de memoria, altera la retención de memoria y daña las neuronas hipotalámicas en ratones, y que puede causar daños cerebrales incluso en dosis bajas.
  • Soja. Productos hechos con soja sin fermentar parecen estar relacionados con un envejecimiento acelerado del cerebro.

Alimentos recomendados

  • Grasas saludables. Presentes en alimentos vegetales como los aguacates, los frutos secos, las semillas oleaginosas (lino, girasol, chía, sésamo...), los aceites vegetales sin refinar como el de coco, lino, oliva...
  • Frutas como los arándanos, bayas, moras, mango, melón, papaya, piña, pasas, pimento morrón, pepino, calabaza, berenjenas, limones...
  • Verduras como la lechuga, col, espinacas, acelgas, cebollas, champiñones, rábanos, espárragos...
  • Cereales sin gluten. Arroz integral, amaranto, mijo, quinoa, teff...
  • Probióticos, como los presentes en los alimentos fermentados que se pueden hacer en casa, o en algún suplemento de probióticos. Recomendamos los del Dr. Mercola que puedes conseguir en Amazon.
  • La cúrcuma. Alimento muy recomendable para el cuidado de nuestra salud. 
  • Luz natural del sol. Una exposición insuficiente a la luz solar es causante de múltiples enfermedades, y una adecuada exposición es necesaria para nuestra salud, por lo que muchos la consideran un alimento. La vitamina D que producimos al exponernos al sol de forma moderada está muy relacionada también con la curación del alzhéimer y de otras enfermedades. 

"No existe una dieta especial para el cáncer y otra diferente, igualmente especial, para los problemas cardíacos. Las evidencias que han reunido los investigadores de todo el mundo demuestran que la misma dieta que puede prevenir el cáncer también puede prevenir las cardiopatías, la obesidad, la diabetes, las cataratas, la degeneración macular, el alzhéimer, la disfunción cognitiva, la esclerosis múltiple, la osteoporosis y otras afecciones."

Dr. T. Colin Campbell  
Libro El estudio de China

Los efectos del ejercicio físico en personas con alzhéimer

El ejercicio físico parece ser otro de los hábitos de vida que mayores efectos tiene en nuestra salud. No es necesario ni recomendable excedernos en esto, pero un ejercicio físico moderado, realizado de forma habitual (al menos unas 3 veces por semana), parece tener grandes repercusiones en nuestra salud neuronal e incluso a nivel genético.

Según el neurólogo D. Perlmutter: "Se ha demostrado que el ejercicio revierte el deterioro de la memoria en los ancianos y aumenta el desarrollo de nuevas neuronas en el hipocampo".​

En una revisión de 111 publicaciones, en la que se seleccionaron 16, realizada por investigadores de la Universidad de Murcia, llamada Ejercicio Físico en el tratamiento de la enfermedad de alzhéimer, concluyeron que la práctica regular de ejercicio físico produjo una mejora de forma significativa de la función cognitiva, el equilibrio, la depresión y la calidad de vida. Según este estudio:

"El beneficio de llevar a cabo ejercicio físico en la enfermedad de alzhéimer a nivel cognitivo está demostrado en la mayor parte de los estudios incluidos". "Llevar a cabo cualquier actividad física bien programada ha producido mejorías significativas".

En otra revisión de estudios realizada por varios investigadores de la Universidad de Ciencias Médicas Dr. Salvador Allende, en Cuba, pudieron constatar que "la actividad física habitual mantiene el aporte necesario de nutrientes al cerebro e interviene en los procesos cerebrales, optimizando la eficacia funcional de las neuronas, las cuales alcanzan un mejor desarrollo y estímulo de sus conexiones, así como que estimula el nacimiento de nuevas neuronas en el hipocampo, zona del cerebro relacionada con la memoria y el aprendizaje, lo cual aporta grandes beneficios sobre todo para las personas de avanzada edad".

Estos investigadores afirman que la vida sedentaria es un factor de riesgo para las enfermedades neurodegenerativas: "Las personas mayores de 65 años que hacen ejercicio como mínimo 3 veces a la semana tienen un 30- 40 % menos de probabilidades de padecer demencia y alzhéimer que los que solo practican algún tipo de actividad física con menos frecuencia".

Hoy se sabe, en contra de lo que se pensaba hace algunos años, que el cerebro humano es capaz de generar nuevas neuronas a lo largo de toda nuestra vida, lo que han confirmado ya varios estudios como este, y que el ejercicio físico estimula el nacimiento de nuevas neuronas en el hipocampo, una zona del cerebro relacionada con la memoria y el aprendizaje. Por lo tanto, y como afirman los responsables de esta revisión:

"Hay siempre esperanza para los hempléjicos, los epilépticos, los asaltados por el fantasma del alzhéimer y para otros pacientes que sufren daño cerebral".

Es decir... hábitos de vida saludables

Aunque estamos acostumbrados a pensar que existe un determinado tratamiento o una pastilla para cada enfermedad, los mismos hábitos de vida que nos ayudan a prevenir una enfermedad nos ayudarán también a prevenir la mayor parte de ellas e, incluso, a tratarlas y revertirlas. La salud y la enfermedad no están fuera de nuestro alcance, sino que son cosas sobre las que tenemos mucho poder y responsabilidad.

Los hábitos que se recomiendan para prevenir y tratar el alzhéimer son los mismos que para prevenir y tratar casi cualquier enfermedad y potenciar la salud:

  • Una adecuada alimentación, evitando los alimentos que perjudican nuestra salud y nuestro cerebro, como son los azúcares procesados, los alimentos con grandes cantidades de gluten como el trigo o los edulcorantes sintéticos como el Aspartamo, y aumentando el consumo de grasas saludables como las presentes en el aceite de coco, los aguacates, o los frutos secos.
  • Realizar algún ejercicio físico de manera habitual, al menos 3 veces por semana.
  • Tomar la luz directa del sol (aunque esté nublado) de manera habitual.
  • La meditación o el yoga también han demostrado en diversos estudios tener efectos beneficiosos significativos para las personas con alzhéimer (y para todas).

Si te ha gustado este artículo, compártelo con aquellas personas a las que les pueda interesar y suscríbete para recibir información actualizada e independiente sobre alimentación y salud.

Suscríbete. Tu salud te lo agradecerá


  • septiembre 21, 2016
Click Here to Leave a Comment Below

Leave a Comment:

A %d blogueros les gusta esto: