Tres necesidades ficticias que nos perjudican

Algunas empresas se esfuerzan por crear necesidades ficticias en los posibles clientes, para así aumentar las ventas. Al igual que la poderosa industria del petróleo se esfuerza en que creamos que lo necesitamos para producir energía (en contra de  los numerosos descubrimientos que desmienten esta teoría, como los coches que funcionan con agua y aire, la moto propulsada por un motor magnético de los japoneses, o el motor de 

energía libre y gratuita para todos de Nikola Tesla…), también la industria de la alimentación ejerce su enorme poder e influencia en multitud de diferentes sectores de la sociedad, para que creamos que necesitamos sus productos para estar sanos.

Y esto no sólo no es así, sino que ocurre todo lo contrario.

​La mayoría confía en que las empresas alimenticias, gobiernos y organismos velen por su salud (como así debería ser) pero la realidad es otra.

Click to Tweet

Pese a la gran cantidad de estudios existentes, algunas empresas están muy interesadas en que creamos que:

1. "Tomar productos lácteos y suplementos de calcio es necesario para una correcta salud de los huesos".

El 19 de Julio del año 2012, El Comité de Médicos por una Medicina Responsable (PCMR) de EE.UU., presentó una petición ante el departamento de agricultura para eliminar la leche de origen animal de los menús escolares, alegando que existen multitud de investigaciones que demuestran que la leche no sólo no mejora la salud ósea sino que nos engorda. Tal y como afirmó la directora de educación nutricional del PCRM, Susan Levin:

​"Estamos pidiendo al Congreso y al Departamento de Agricultura  (USDA) que pongan los intereses de los niños por encima de los intereses de la industria láctea."

Según la directora, los alimentos que realmente ayudan a  construir los huesos son los frijoles (judías) y las verduras de hoja verde.

Por otra parte, se ha descubierto que en los países donde se ingiere una mayor cantidad de productos lácteos y suplementos de calcio, los índices de osteoporosis y fracturas de cadera son significativamente superiores, y que estos productos no sólo no producen mejoras en la salud ósea,  sino que ocurre todo lo contrario.

El calcio lo podemos encontrar en una amplia variedad de alimentos vegetales, como los frutos secos y verduras. Además de esto, existen alimentos que provocan su eliminación por la orina, como son los productos procesados y refinados, y la proteína animal. Si por ejemplo, tomamos menos sal y azúcares refinados (que se encuentran en la mayoría de los productos que venden en los supermercados habituales), necesitaremos ingerir una menor cantidad de calcio.

Otra cosa importante a tener en cuenta para la correcta absorción del calcio es la vitamina D, que produce nuestro organismo cuando nos exponemos a la luz del sol. Para producir la cantidad que necesitamos de esta vitamina podemos tomar el sol entre 15 min. y media hora cada dos días.

2. "Necesitamos tomar carne y huevos por las proteínas".

Pese a esta creencia generalizada, existen cientos de estudios que relacionan la proteína animal (presente en carnes, lácteos, huevos y pescado) con multitud de problemas de salud y enfermedades, entre ellas el cáncer, la osteoporosis, problemas del corazón, demencia o alzheimer.

Según los expertos, las proteínas se forman por la unión de aminoácidos, que están presentes en una gran cantidad y variedad de alimentos vegetales (incluidas las frutas y verduras). Nuestro organismos se encarga de formar sus propias proteínas a partir de estos aminoácidos. En el caso de consumir productos animales, la proteína ya está formada, y es

diferente de la nuestra.  Aunque podamos comer animales o sus productos derivados en casos de necesidad o urgencia, no es el alimento más saludable ni natural para el ser humano, y nuestro cuerpo puede enfermar si los consumimos de manera habitual.

Podemos encontrar los aminoácidos que necesitamos para formar nuestras proteínas en una gran variedad de alimentos vegetales como:  frutas, verduras, frutos secos, semillas, legumbres, cereales integrales...

3. "Tomar pescado es necesario para el Omega-3 y Omega-6".

Según los expertos en grasas, y esto es algo que no mucha gente sabe,  los ácidos grasos esenciales Omega-3 y Omega-6 se enrancian al contacto con la luz, el calor y el oxígeno, por lo que los pescados y  aceites cocinados no son fuentes fiables de estos ácidos grasos. Los frutos secos y semillas en crudo, y los aceites vegetales de primera presión en frío sin refinar y protegidos de la luz y el calor, son las fuentes más fiables de ácidos grasos esenciales Omega 3 y 6.

El aceite de lino, las semillas de lino, y las semillas de chía contienen mayor cantidad de Omega-3 que el salmón, las sardinas o el atún. Y las nueces, almendras y avellanas contienen más Omega-6 que estos pescados.

Y para terminar te dejamos con 3 preguntas:

1. ¿Le interesa a la industria alimentaria que creamos que necesitamos sus productos para estar sanos?

2. ¿Velan estas empresas por nuestra salud, o solo por sus intereses?

3. ¿Tiene esta industria poder suficiente para influir en gobiernos,  empresas, medios de comunicación, profesionales de la salud y organismos con poder de decisión?​


  • octubre 22, 2015
Click Here to Leave a Comment Below

Leave a Comment:

A %d blogueros les gusta esto: