Reseña del libro: Vacunas, una reflexión crítica

En este libro, el doctor Enrique Costa Vercher, licenciado en medicina y cirugía, y el investigador y escritor Jesús García Blanca, nos ofrecen una versión diferente acerca de la historia de la medicina, las enfermedades, y las vacunas. Una versión basada en su propia investigación y en la experiencia del doctor Vercher, con más de 35 años ejerciendo como médico de familia con una visión más holística y natural.

¿Mejoran nuestra salud las vacunas y otros productos industriales?

Desde que nacemos, y con nuestro primer pinchazo, se nos enseña que no estamos completos, que la naturaleza es hostil, que hay que temerla y luchar contra ella, y que necesitamos de los "milagrosos" productos industriales para librarnos de todas los terribles enfermedades que nos acechan a la vuelta de la esquina.

Se nos ha enseñado que los microbios, esos seres minúsculos que supuestamente se encuentran fuera de nosotros, son muy peligrosos y están esperando el momento oportuno para atacarnos e invadirnos. Y, por supuesto, se nos enseña que debemos luchar contra ellos, atacarlos, y eliminar a tantos como sea posible. Para ello, necesitaremos un gran arsenal de productos industriales "salvadores" como los antibióticos, las vacunas, antibacterianos, desinfectantes, antivíricos...

Pese a este uso generalizado de productos industriales, la salud de todos no mejora, sino más bien todo lo contrario, y es que, desde hace unas décadas, ha surgido una gran variedad de enfermedades "raras", autoinmunes y degenerativas, para las que la medicina oficial ofrece como única solución la medicación de por vida. El autismo, el alzheimer, la diabetes, el cáncer (también en niños), los trastornos del aprendizaje..., estos y otros trastornos y enfermedades continúan creciendo (algunas, como el autismo, de manera exponencial), y ya han alcanzado proporciones epidémicas. Según datos oficiales, en España hay alrededor de tres millones de personas con enfermedades denominadas "raras".

"El uso indiscriminado de vacunas, antibióticos y demás arsenal farmacológico, no solo no ha solucionado los problemas de salud sino que ha creado nuevas enfermedades, dependencia, endeudamiento de los sistemas sanitarios, transformar las enfermedades agudas en crónicas y, en definitiva, lo contrario de lo que proponían sus defensores, hasta el punto de que los fármacos son ya la tercera causa de enfermedad y muerte en el mundo".

La teoría de la infección

En el siglo XIX, Louis Pasteur, un químico industrial, expuso su teoría de que las bacterias y otros microorganismos presentes en la naturaleza eran los culpables de las enfermedades infecciosas. Esta teoría favorecía enormemente a la creciente industria farmaceútica, que la utilizaría para obtener enormes beneficios de la venta de toda clase de productos destinados a acabar con estos "peligrosos" microorganismos. Así, con el fuerte impulso de la industria, que podía pagar la publicidad, los premios nobel y a los propios investigadores, y con ayuda de los medios de comunicación, cuyo poder e influencia eran cada vez mayores, se extendió esta creencia. 

Muchos fueron los médicos que se opusieron a esta teoría y a la guerra contra los microbios, entre ellos, Santiago Ramón y Cajal, Premio Nobel en Medicina. Según creían, estos microorganismos siempre habían estado con nosotros cumpliendo multitud de funciones importantes. Sin embargo, la maquinaria industrial estaba en marcha y nada iba a detenerla.

"Esa visión paranoica de los microbios favorecía a la industria y el comercio, eso iba a traer mucho dinero... La hipótesis belicista contra los microbios era débil y sin fundamento científico, pero tenía alma industrial e iba a convertirse en la fuente y origen de una gran industria que fabricaría toneladas de vacunas, antibióticos, antisépticos, desinfectantes, quimioterápicos, etc., para calmar esa paranoia cósmica que iba a apoderarse de la sociedad occidental".

"La teoría microbiana prestó pues un doble servicio al proceso de industrialización: por una parte ofreció a la industria farmacológica -y posteriormente a la biotecnológica- la posibilidad de crear y vender productos contra las enfermedades; por otra libró al resto de las industrias de la responsabilidad de estar deteriorando la salud de la gente -y del planeta- con sus productos, residuos y condiciones laborales". 

Recientes investigaciones han encontrado que estos microbios a los que tanto hemos atacado durante décadas, en realidad, conviven dentro de nosotros y desempeñan funciones vitales en multitud de procesos biológicos. De hecho, se ha descubierto que algunos de ellos, como el bacilo acusado de ser el causante de la difteria (Corynebacterium diphtheriae), solo viven en el ser humano.

"Si los microbios cumplen funciones vitales en el planeta y en nuestro cuerpo, resulta trágicamente obvio que la guerra contra ellos es una guerra autodestructiva".

Lo que encontrarás en este libro

En el libro Vacunas: una reflexión crítica, encontrarás información bien documentada e independiente sobre temas como las enfermedades de nuestra historia, los factores que realmente influyeron en su erradicación, las vacunas, la historia ocultada de la medicina, la guerra contra las bacterias y los virus, entre otros. Además, también conocerás datos sorprendentes sobre el conocido caso del niño de Olot, y los últimos descubrimientos en biología, genética, funcionamiento del sistema inmunitario y salud. Por todo esto, es un libro que te recomendamos leer y tener en tu biblioteca personal si lo que buscas es una visión más amplia sobre la salud y el bienestar.

"Las vacunas se mantienen gracias al enorme poder de sus fabricantes y el abandono de nuestra salud en manos ajenas, y no por motivos científico-médicos".

"La medicina industrial moderna se ha levantado sobre una concepción errónea de los procesos biológicos y del papel de los microbios. La guerra contra bacterias y virus, y en particular las vacunas, carecen de base científica y médica, y por eso su uso masivo viene provocando un deterioro global de la salud que solo un cambio de paradigma podrá detener y revertir".


Suscríbete. Tu salud te lo agradecerá


  • Abril 26, 2017
Click Here to Leave a Comment Below

Leave a Comment:

A %d blogueros les gusta esto: