¿Es tu alimentación saludable o comes de todo?

Dieta mediterránea

¿”Comer de todo” es la mejor opción para una alimentación saludable?

Muchas personas piensan que llevan una alimentación saludable y adecuada porque “comen de todo”, y aunque comer una gran variedad de alimentos adecuados es muy recomendable, comer de todo en nuestra sociedad no sólo no es saludable sino que es peligroso, como lo demuestran las estadísticas y cientos o miles de estudios sobre alimentación y salud.

Cerca del 80 % de los productos que venden en restaurantes, tiendas de alimentación, mercados y supermercados, nos engorda y es perjudicial para nuestra salud.

Según ya numerosos estudios, los alimentos que nos perjudican y están relacionados con enfermedades como las del corazón o el cáncer, son:

  • Los alimentos procesados y refinados. Harinas refinadas (pan blanco), sal refinada, azúcar refinado (presente en miles de productos), arroz blanco, bollos, pasteles, refrescos, comida rápida, enlatados, precocinados, embotellados…
  • Los alimentos de procedencia animal. Carne, huevos, lácteos y pescado. La proteína animal esta fuertemente relacionada desde hace décadas con distintas enfermedades y problemas de salud tales como cáncer, osteoporosis, alzhéimer, enfermedades del corazón, problemas intestinales, desmineralización del organismo…
  • Los alimentos que contienen sustancias químicas sintéticas como pesticidas, herbicidas, conservantes, edulcorantes…Los pesticidas y herbicidas están relacionados con diferentes problemas de salud y con la infertilidad, tanto en animales como en personas. Algunos conservantes, edulcorantes y otras sustancias químicas sintéticas están relacionadas con enfermedades como el cáncer, diabetes tipo 2, problemas intestinales…
  • Los alimentos transgénicos. Son alimentos que provienen de plantas modificadas genéticamente para soportar ciertos pesticidas o incluso para contenerlos en su interior, matando a los insectos que las muerdan. ¿Como puede afectarnos el introducir en nuestros intestinos alimentos que contienen sus propios pesticidas? Los alimentos modificados genéticamente, además de afectar seriamente a nuestra salud, también lo hacen sobre el medio ambiente, acabando con la biodiversidad y con especies muy importantes para el equilibrio natural y para que crezcan nuestros alimentos de manera adecuada con todos sus nutrientes. En España, los alimentos modificados genéticamente deberán indicarlo en sus etiquetas, pero no así los que proceden de animales alimentados con piensos transgénicos, que suponen un gran porcentaje, por lo que podemos estar consumiéndolos aun sin saberlo. Además de esto, las plantaciones transgénicas se propagan fácilmente a otras plantaciones cercanas, contaminándolas, y en algunos casos se han encontrado restos de transgénicos en alimentos con sello ecológico. Por estos y otros motivos de salud general, creemos necesario un cambio hacia formas de cultivar los alimentos más saludables, sostenibles, y respetuosas con el medio ambiente, exigiéndolo a los poderes públicos y a través de nuestros hábitos de consumo.

Y, ¿ cuáles son los productos que encontramos en mayor proporción en mercados, supermercados y restaurantes? “Casualmente” el 80% de los alimentos que nos encontramos son:

  • Alimentos procesados y refinados.
  • Alimentos de procedencia animal.
  • Alimentos con cantidades considerables de pesticidas, herbicidas, conservantes, edulcorantes, y otras sustancias sintéticas perjudiciales.

Obesidad epidemia

Es por esto que “comer de todo” en nuestra sociedad no es la mejor opción para llevar una alimentación saludable. Desde que empezaron a proliferar los locales de comida rápida, los alimentos de origen animal y los procesados, a raíz de la revolución industrial, han aumentado en gran medida, y siguen haciéndolo, diferentes problemas de salud, como son las enfermedades del corazón, el cáncer, la diabetes tipo 2, hipercolesterolemia, osteoporosis, sobrepeso, obesidad (considerada hoy en día una epidemia), hipertensión, demencia, párkinson, Alzheimer…entre otras.

 ¿Por qué, entonces, está tan extendida esta creencia?

Pese a que son numerosos los estudios que han puesto de manifiesto la relación entre los productos industriales y las enfermedades más comunes de nuestro tiempo, las influencias de estas poderosas industrias se extienden mas allá de lo que muchos podemos imaginar. Tanto profesionales de la salud, como profesores, cuidadores, medios de comunicación, organismos con poder de decisión en materia de salud, gobiernos…todos están fuertemente influenciados por estas industrias, que no hacen sino velar por sus propios intereses, aún a costa de nuestra salud.

Pero, afortunadamente, tenemos a nuestro alcance la solución. Cada vez es mayor la información a la que tenemos acceso (también hay mucha información contradictoria y confusión) y un mayor número de personas trabajan día a día para mejorar las cosas y vivir con más conciencia y de manera más saludable. El mercado de productos ecológicos y naturales está en aumento, también los locales donde se sirve comida vegetariana, y cada vez somos más los que decidimos investigar por nosotros mismos y experimentar, sin dejarnos engañar por estas industrias y sus planes de marketing, y no delegar en sus manos algo tan importante como es nuestra salud y bienestar.

¿Cuáles son los alimentos más recomendables para llevar una alimentación saludable?

Alimentos vegetales como:

  •  Frutas y verduras (preferiblemente ecológicas, de temporada y producidas en nuestro país para evitar grandes desplazamientos).
  • Alimentos fermentados. Como el chucrut (mejor hacerlo en casa ya que es habitual que los que venden contengan sal refinada y hayan sido pasteurizados, acabando con gran cantidad de sus bacterias beneficiosas). Son alimentos que se han consumido por mucho tiempo y que, sin embargo, hemos dejado de lado, a favor de alimentos cada vez más procesados y con menor calidad nutricional. Los fermentados nos ayudan a repoblar nuestra flora intestinal, restaurando el equilibrio de bacterias que allí se encuentran, y que es fundamental para nuestra salud general. Muchas dolencias y problemas de salud como el autismo, la demencia, la depresión o el Alzheimer, entre otros, han sido relacionados con desequilibrios intestinales por profesionales como la doctora Natasha Campbell o el doctor David Perlmutter, ambos neurólogos.
  •  Frutos secos y semillas en crudo, sin tostar (ya que se pierden buena parte de sus propiedades) y sin aditivos como la sal, azúcares, conservantes…
  •  Aceites vegetales sin refinar y de primera presión en frio, ya que los ácidos grasos esenciales omega 3 y 6 se enrancian en contacto con el oxígeno, el calor y la luz.
  •  Cereales integrales que contienen todos sus nutrientes y fibra, como el arroz integral, la avena integral el centeno, harinas integrales, limitando o evitando el trigo, por las grandes modificaciones que ha sufrido a lo largo de las últimas décadas, aumentando su contenido en gluten hasta en 40 veces, lo que puede provocar múltiples problemas de salud, como intolerancias, celiaquía, problemas intestinales, alzheimer, autismo…
  • Legumbres bien cocinadas o germinadas como las lentejas, judías, garbanzos…

Sé muy bien por propia experiencia que llevar una alimentación saludable así en esta sociedad no es nada fácil ni barato, sin embargo, como decía alguien en una conferencia sobre salud que oí hace algún tiempo:

“Lo que no gastes en alimentos ecológicos, lo gastarás en medicamentos…”

Creo que hoy, más que nunca, nuestra salud está en nuestras manos.

  • agosto 13, 2015
Click Here to Leave a Comment Below

Leave a Comment:

A %d blogueros les gusta esto: