¿De dónde provienen los consejos que recibimos sobre alimentación y salud?

Te planteamos la siguiente pregunta:

¿Están los consejos que recibimos sobre alimentación y salud libres de las influencias de la industria?

Aunque así es como debería ser, según la investigación que hemos llevado a cabo durante algunos años, la realidad es diferente.

​Estos consejos suelen provenir de:

  • Médicos
  • Organismos con poder de decisión en materia de salud
  • Padres, tutores y profesores
  • Medios de comunicación
  • Las empresas alimenticias y farmacéuticas directamente

Desde que una persona ingresa en la facultad de medicina, la influencia de estas empresas se hace bien presente. En el temario impartido apenas se trata la nutrición y cómo se relaciona ésta con la salud. Lo que sí se les enseña es que para estar sanos hay que comer carnes, productos lácteos, huevos y pescados, y que si esto falla, hemos de tomar suplementos y medicamentos creados en laboratorios.

​La influencia de la industria farmacéutica en los estudiantes de medicina es alarmante, convenciéndoles de la "gran efectividad" de determinados fármacos, invitándoles a fiestas, comidas en hoteles de lujo y a eventos "educativos" o conferencias cuyos ponentes son portavoces de la industria.

El Doctor en medicina John McDougall afirmó:

"El problema que tenemos los médicos empieza por nuestra educación. La industria farmacéutica financia todo el sistema, desde la educación hasta la investigación, y ha comprado las mentes de la profesión médica. Esto comienza el mismo día que ingresas en una facultad de medicina. Todo lo que sucede en ella cuenta con el apoyo de la industria​ farmacéutica".

​Esta influencia no acaba en la formación de los estudiantes, sino que continúa una vez que comienzan su carrera profesional, financiando sus estudios e incentivándoles a recetar determinados medicamentos por medio de caros regalos o viajes pagados.

​La doctora en medicina Marcia Angell, ex-editora del "New England Journal of Medicine", afirmó:

"En términos de educación, los alumnos de medicina y los médicos residentes aprenden a basar sus tratamientos en píldoras y dispositivos con más asiduidad de lo que harían normalmente, bajo la tutela constante de los representantes de la industria​. Los médicos jóvenes se acostumbran a recibir regalos y favores de una industria que se sirve de su amabilidad para ejercer una influencia constante sobre la educación, y aprenden que hay una pastilla para cada problema".

Según se publicó en ABC.es y en 20minutos.es en 2014, los fármacos producen cerca de 200.000 muertes en Europa al año. Además, el profesor de Medicina y Farmacología de la Universidad de Copenhague, Peter Gotzsche, afirma que la industria trata de ocultar que los fármacos son la tercera causa de muerte en el mundo.

Por otro lado, la imparcialidad de determinados organismos importantes  con poder de decisión en materia de alimentación y salud, ha sido puesta en entredicho en varias ocasiones. Tanto la OMS (Organización Mundial de la Salud)  como la EFSA (Autoridad Europea para la Seguridad Alimentaria) han mantenido y mantienen estrechas relaciones con la industria alimentaria y farmacéutica, incluyendo entre sus asesores y miembros de sus consejos de dirección a representantes de estas industrias. En 2014 un grupo del Parlamento Europeo indicó que dos miembros de los grupos de presión de la industria alimentaria habían sido seleccionados para ocupar puestos en el consejo de dirección de la EFSA, y que otros dos miembros de este consejo tenían estrechas relaciones con esta industria.

Por otra parte la gran dependencia de la OMS de las donaciones privadas por parte de la industria farmacéutica ha sido criticada por el “People’s Health Movement”, una organización no gubernamental integrada por cerca de 70 países, para difundir políticas sanitarias.

​Si las recomendaciones y consejos sobre salud y alimentación que recibimos de médicos e importantes organismos a nivel internacional, están fuertemente influenciados por estas industrias, ¿lo estarán también los que recibimos de nuestros padres, tutores, profesores y medios de comunicación?... En la mayoría de los casos sí.

¿Es fiable que los consejos sobre alimentación y salud que recibimos provengan de las mismas empresas que existen gracias a la venta de determinados productos alimenticios, suplementos y fármacos? Esto es como aceptar consejos provenientes de las empresas que se dedican a la venta de derivados del petróleo sobre la necesidad o no de su uso para producir energía... 

El experto en Bioquímica Nutricional T. Colin Campbell lo expresó así:

"¿Cómo hemos llegado a una situación en la que las empresas que se benefician de nuestras enfermedades son las mismas que nos dan consejos para estar sanos, y las compañías cuyos ingresos se basan en los alimentos que elegimos son las que nos indican qué debemos comer?"

Una industria que existe gracias a la venta de fármacos no velará por nuestra salud, porque una sociedad sana no necesita fármacos.

​Nosotros creemos que la cuestión no es atacar ni ir en contra de estas industrias, sino hacernos conscientes y responsables de nuestras decisiones sobre los consejos que aceptamos y sobre lo que compramos y consumimos. Y para esto es muy importante una adecuada educación en alimentación y salud, que a día de hoy, lamentablemente, no se encuentra en la educación convencional.

Es frecuente que la industria ejerza su influencia y cree necesidades ficticias para aumentar sus beneficios y su poder, pero los consumidores somos los que, en última instancia, tenemos el verdadero poder para cambiar las cosas con nuestras decisiones, con lo que compramos, y con nuestros hábitos. 


Suscríbete. Tu salud te lo agradecerá


  • enero 5, 2016
Click Here to Leave a Comment Below

Leave a Comment:

A %d blogueros les gusta esto: