Cómo llevar una alimentación completa y saludable

El hecho de dejar de comer animales o sus productos derivados y seguir una dieta vegetariana no nos garantiza que vayamos a tener una alimentación completa y saludable. Son muchos los casos de personas vegetarianas (y no vegetarianas) que han sufrido carencias nutricionales y problemas derivados de una alimentación inadecuada, contribuyendo a que muchos defiendan que una alimentación vegetariana no es capaz de aportar todos los nutrientes necesarios o que es insuficiente.

Según lo que nosotros hemos aprendido, según nuestra experiencia, y lo que hemos podido ver en otras personas, una alimentación vegetariana o vegana sí que puede ser saludable y completa. La Asociación Americana de Dietética y la Asociación Española de Dietistas Nutricionistas defienden que:

"Las dietas vegetarianas bien planificadas son apropiadas para todas las etapas del ciclo vital...Las dietas vegetarianas, incluidas las totalmente vegetarianas o veganas son saludables, nutricionalmente adecuadas, y pueden proporcionar beneficios para la salud en la prevención y el tratamiento de ciertas enfermedades".

Pero como suele ocurrir, todo depende de cómo se hagan las cosas y de los conocimientos que se tengan. En nuestra sociedad no tenemos una educación adecuada en alimentación y salud. Esto ha sido potenciado en gran parte por los intereses de ciertas industrias que utilizan su enorme influencia para que la mayor cantidad posible de personas consumamos determinados alimentos y dependamos de caros tratamientos y medicamentos, por lo que es habitual tener una gran confusión con respecto a estos temas.

Cuando decidimos hacer un cambio en nuestra alimentación, muchas veces no tenemos los conocimientos adecuados sobre cómo hacerlo de la forma más saludable y completa posible.  Una alimentación vegetariana o vegana puede ser, si no tenemos los conocimientos adecuados, poco saludable e insuficiente nutricionalmente hablando.

Entonces, ¿qué debo saber para poder llevar una alimentación completa y sana?

Los alimentos cuyo consumo es recomendable reducir o incluso eliminar de nuestra dieta son:

- Proteína animal

Carnes, huevos, lácteos y pescados. El consumo de proteína animal ( y no sólo de carnes rojas o procesadas) está muy relacionado por multitud de experimentos y estudios científicos con diversas enfermedades y problemas de salud, entre ellas el cáncer. La proteína animal tiene una configuración diferente de la nuestra y nuestro organismo no la asimila correctamente. Además de esto, según algunos expertos, los alimentos de procedencia animal acidifican en exceso nuestro organismo y lo desmineralizan.

- Alimentos procesados y refinados

En el proceso de refinación, a los alimentos se les extraen las capas exteriores, perdiendo así buena parte de sus vitaminas, aminoácidos, fibra y otros nutrientes, y volviéndose tóxicos en el proceso, como es el caso del azúcar refinado (que se encuentra en sus diferentes formas en la mayor parte de alimentos que venden en las tiendas habituales), o la sal refinada, que es sal marina a la que se le ha sometido a un proceso de refinado, convirtiéndola en cloruro de sodio puro, que no se encuentra de manera natural en la naturaleza. El cloruro de sodio es un gran reactivo químico y además de no ser adecuadamente asimilado por nuestro organismo, está relacionado con diversos problemas de salud como son la hipertensión, retención de líquidos, migrañas, acumulación de grasa, obesidad...

Los aceites vegetales refinados también son especialmente peligrosos para nuestra salud, al igual que ocurre con las harinas refinadas (el pan blanco es un alimento cuyos ingredientes principales son harinas refinadas y sal refinada, además de otras sustancias añadidas como: conservantes, gluten...) Las grasas "trans" presentes en alimentos procesados como bollos, tartas, margarinas, fritos, galletas... son también especialmente perjudiciales, por lo que se recomienda disminuir el consumo de cualquier alimento que las contenga.

- Alimentos con gran contenido en pesticidas y herbicidas químicos

Las frutas y hortalizas que encontramos en las tiendas habituales suelen contener diferentes tipos de pesticidas y herbicidas, aumentando su peligrosidad por el denominado "efecto cóctel", al combinarse entre sí varias de estas sustancias en una misma pieza. Además de esto, las frutas y hortalizas procedentes de la agricultura convencional suelen contener una menor cantidad de nutrientes debido a que los suelos se han desmineralizado en gran medida por las prácticas utilizadas en esta agricultura industrial intensiva. Por ello es recomendable ir introduciendo alimentos procedentes de la agricultura ecológica en la medida de lo posible.

- Alimentos transgénicos

Muy relacionados con diversos problemas de salud, entre ellos la infertilidad y problemas intestinales. Los alimentos que los contienen deben indicarlo en su etiqueta de ingredientes, aunque no ocurre lo mismo en los piensos que se utilizan para alimentar al ganado, por lo que al consumir productos de origen animal podemos estar consumiendo transgénicos sin saberlo.

Nuestra recomendación es que leas siempre las etiquetas de ingredientes de aquello que vayas a comprar y que incorpores en tu lista de la compra alimentos procedentes de agricultura ecológica, en la que está prohibido el uso de transgénicos.

Por otra parte:

Los alimentos que pueden cubrir nuestras necesidades nutricionales son:

- Frutas y hortalizas preferentemente ecológicas

Con gran cantidad de vitaminas, aminoácidos, antioxidantes y otros nutrientes. Para mantener todas sus propiedades es aconsejable tomar algunas de estas hortalizas en crudo.

​Los vegetales fermentados como el chucrut hecho en casa y los germinados también hechos en casa, para asegurarnos de que las condiciones de salubridad y fermentación y germinación sean las adecuadas, son alimentos altamente nutritivos que potenciarán nuestra salud intestinal y digestiva, fundamentales para nuestro sistema inmunológico.

- Frutos secos

Alimentos con gran valor nutricional, superior incluso al de los cereales y legumbres, con gran cantidad de aminoácidos, vitaminas, y otros nutrientes tales como magnesio, potasio, fósforo, calcio, hierro zinc... Se recomienda tomarlos en crudo y sin sustancias añadidas para conservar todas sus propiedades saludables.

- Semillas y aceites vegetales sin refinar

Son un gran componente en nuestra alimentación. Nos aportan numerosas sustancias beneficiosas además de constituir una fuente fiable de ácidos grasos esenciales Omega-3 y Omega-6. Tenemos semillas de muchos tipos, como las de calabaza, girasol, lino, sésamo, chía... que podemos encontrar en tiendas de productos ecológicos, herbolarios o tiendas especializadas y también en algunas superficies de alimentación convencionales. Se recomienda tomarlas en crudo y previamente machacadas en mortero o remojadas en agua para facilitar su asimilación. Según algunos expertos, son también muy beneficiosas para nuestra salud intestinal. Los aceites vegetales no deben ser calentados ni expuestos a la luz o al oxígeno, ya que se enrancian, y se recomienda consumirlos una vez abiertos en el plazo de unas 3 semanas. (Esto no se aplica a los aceites vegetales refinados, que ya han sido enranciados en el proceso y sometidos a ciertas prácticas para ocultar su mal sabor y aumentar su tiempo de conservación)

- Cereales y legumbres

Alimentos que deben ser bien cocinados. Se recomienda que los cereales sean integrales para conservar todos sus nutrientes y puedan ser bien asimilados. Según algunos expertos no son alimentos esenciales del ser humano (aunque los hayamos tomado durante milenios) y a veces producen gases u otros problemas digestivos.

Algunos cereales como el trigo han sido sometidos a hibridaciones y modificaciones genéticas durante años para aumentar la producción, y la cantidad de gluten que contienen ha sido multiplicada hasta por 40, según expertos como el neurólogo David Perlmutter, ya que el gluten es altamente adictivo y así se logran mayores ventas. Por esto, se recomienda reducir el consumo de algunos cereales como el trigo, aun en su forma integral, por estar relacionados con diversos problemas de salud y enfermedades como el Alzheimer, autismo, trastorno del déficit de atención, entre otros. Según afirman los autores en el libro Cerebro de pan:

"El gluten es la nicotina de nuestra generación y la intolerancia a la misma es mucho más predominante de lo que pensamos, pues esta proteína tiene el potencial de dañarnos a todos hasta cierto grado sin que lo sepamos." -Neurólogo David Perlmutter-

Podemos encontrar gluten, además, en diversos alimentos procesados, bebidas industriales, cosméticos, medicamentos, suplementos vitamínicos... por su gran poder adictivo. (Algo parecido a lo que ocurre con los azúcares refinados, que los podemos encontrar en una gran cantidad de alimentos y productos industriales)

- También podemos añadir a nuestra alimentación algunos tubérculos como las patatas o los boniatos

(Tortilla de patata vegana)

¡QUE APROVECHE!


  • noviembre 24, 2015
Click Here to Leave a Comment Below

Leave a Comment:

A %d blogueros les gusta esto: