Tratamiento natural para el autismo, el TDA, la dislexia y otros trastornos del aprendizaje

Desde hace unas décadas se viene observando un aumento preocupante en los casos de autismo, trastorno por déficit de atención (con y sin hiperactividad), dislexia, y otros problemas del aprendizaje, que han alcanzado ya proporciones epidémicas. La medicina actual nos dice que no existe cura para estos trastornos, y la única solución que nos ofrece es la medicación de por vida, que no soluciona el problema, y que además suele conllevar graves efectos secundarios. Y algunos nos preguntamos: ¿existe algún tratamiento natural y efectivo para estos trastornos y enfermedades?, ¿qué es lo que está causando que aumenten cada vez más en nuestras sociedades industrializadas?, y... ¿existe alguna relación entre todos ellos?

En su libro El síndrome del intestino y la psicología GAPS. Tratamiento natural, la doctora en medicina Natasha Campbell-McBride, máster en neurología y en nutrición, nos cuenta su experiencia con su propio hijo, y con muchos otros pacientes recuperados.

Según la doctora Campbell, el autismo, el TDA/TDAH, la dispraxia, la dislexia, alergias, asma, eccema y otros trastornos, que ella engloba en el denominado GAPS (síndrome del intestino y la psicología), están muy relacionados entre ellos y tienen unas causas bien definidas. Para esta doctora, al contrario que para el sistema médico actual, estos trastornos y enfermedades se pueden curar, y es mucho lo que se puede hacer para ello.

Tratar el autismo no es tarea fácil, implica años de continuo esfuerzo y compromiso, pero yo misma, que soy madre de un niño recuperado, puedo decir que es una de las experiencias más gratificantes de este mundo.

Natasha Campbell-McBride 
Máster en neurología y en nutrición

Causas del autismo y trastornos del aprendizaje

Y, ¿cuales son las causas de estos trastornos?, te estarás preguntando...

Según nos explica la doctora Campbell en este libro, estos y otros trastornos se caracterizan por una alta acumulación de tóxicos en el organismo y alteraciones en el sistema digestivo. Para ella, cualquier enfermedad crónica está muy relacionada con la nutrición, y el autismo y otras deficiencias del aprendizaje no son una excepción.

"Todavía no he encontrado a ningún niño con autismo, déficit de atención e hiperactividad (TDAH), déficit de atención (TDA), asma, eccema, alergias, dispraxia o dislexia, que no sufra anormalidades en su sistema digestivo".

Según la doctora Campbell, una cosa que tienen en común el autismo, el TDA, el TDAH, la dislexia y otros problemas del aprendizaje, las alergias, el eccema, la esquizofrenia, la depresión, los trastornos de alimentación, el trastorno bipolar, que entran en lo que ella ha denominado "síndrome GAP", es el hecho de que en todos ellos se han encontrado anormalidades en el sistema digestivo y en la flora intestinal, y una gran carga tóxica.

Hace cien años la mayoría de los médicos nunca veían casos de autismo en sus clínicas. Hoy en día tenemos una epidemia creciente de autismo. La genética no funciona de esa manera, esta epidemia solo puede deberse a factores ambientales, la dieta moderna, el estilo de vida, la vacunación, los fármacos y la contaminación.

Dra. Natasha Campbell-McBride 
Extracto del libro El síndrome del intestino y la psicología GAPS

El sistema de desintoxicación de las personas que padecen estos trastornos no funciona correctamente, debido, en parte, a carencias nutricionales, y los tóxicos se acumulan en grasas. El cerebro y el sistema nervioso está formado en gran parte de grasa. Una de las mejores formas de desintoxicar el organismo ha demostrado ser, además de reducir la exposición a los tóxicos, tomar zumos de frutas y verduras ecológicas hechos en casa.

El sistema médico actual no otorga la debida importancia a la nutrición, en gran parte porque está fuertemente controlado por la industria farmacéutica, y son pocos los médicos que conocen el valor que tiene en el tratamiento de la enfermedad.

Una dieta típica de los países desarrollados, con gran cantidad de cereales, carbohidratos y azúcares procesados, y la gran cantidad de tóxicos a los que estamos expuestos cada día, afectan a las colonias de microbios que viven en nuestro organismo. Desintoxicar nuestro cuerpo y recuperar el equilibrio es de vital importancia para nuestro sistema inmunológico y nuestra salud general. 

Según nos cuenta la doctora Campbell en su libro, cuando hay problemas intestinales y se rompe nuestro equilibrio bacteriano, surgen carencias nutricionales y dificultad para asimilar bien los alimentos. Además, algunas toxinas y sustancias sin digerir pasan directamente al torrente sanguíneo a través de las paredes intestinales dañadas, llegando a todos los órganos, incluyendo el cerebro. El sistema inmunológico empieza a producir anticuerpos que atacan a los propios tejidos, al cerebro y al resto del sistema nervioso. Además, con el sistema inmunitario afectado y las bacterias beneficiosas dañadas, las personas con GAPS suelen estar desprotegidas ante la proliferación de hongos, virus, bacterias y parásitos que pueden causar problemas. 

Una flora intestinal sana y equilibrada es crucial para evitar que proliferen estos microorganismos patógenos. En los bebés, el sistema inmunológico está desarrollándose, por lo que es muy importante el cuidado de la flora intestinal, y la lactancia materna es una de las cosas que más influyen en en desarrollo de una población bacteriana apropiada en el intestino del bebé.

Se estima que aproximadamente el 80-85 % de nuestra inmunidad se encuentra en la pared intestinal. La pared intestinal, con su capa de bacterias, puede describirse como la mano derecha del sistema inmune (...). Los pacientes con GAPS tienen una larga lista de deficiencias nutricionales causadas por una digestión y una absorción anormales, de modo que su sistema inmune no solo está desequilibrado, sino malnutrido.

Dra. Natasha Campbell 
Libro El síndrome del intestino y la psicología GAPS

En nuestros intestinos, y en otras partes del cuerpo humano, tenemos grandes poblaciones de bacterias y otros microorganismos. Algunos de ellos son denominados flora "oportunista" o bacterias "malas". Sin embargo, se sabe que estas bacterias también desempeñan funciones importantes y vitales en nuestro organismo. Es cuando las bacterias "buenas" se encuentran debilitadas o dañadas, cuando las "oportunistas" proliferan y pueden causar trastornos y enfermedades. También se sabe que algunas bacterias pueden mutar y volverse "malas" debido a factores ambientales, emocionales o de hábitos de vida.

​Varios son los factores que intervienen a la hora de desarrollar el autismo, TDA, TDAH, y otros trastornos del aprendizaje. Según la doctora Campbell, una flora intestinal anormal, diversos problemas digestivos, y una gran carga tóxica, son comunes en todos ellos. Y estos problemas suelen encontrarse también en los padres, abuelos y otros miembros de la familia de la persona con "GAPS".

"Después de haber conocido​ a muchas familias de niños con GAPS, casi siempre resulta que toda la familia necesita tratamiento. Que debe ser normalizar la flora intestinal y tratar deficiencias nutricionales. Una familia es un organismo vivo y tiene que ser tratada como un conjunto".

Alimentos y tóxicos a evitar por los GAPS:

  • Cereales
  • Lactosa
  • Almidón (patata, garbanzos, yuca, batata...)
  • Azúcar
  • Alimentos procesados
  • Pesticidas
  • Sustancias químicas presentes en productos de cosmética, higiene y cuidado personal: colonias, desodorantes, jabones, cremas corporales...
  • Productos para la limpieza del hogar: detergentes, lejías... Utilizar vinagre, limón o bicarbonato para limpiar.
  • Vacunas
  • Fármacos: evitar especialmente los antibióticos. Existen sustancias naturales más efectivas y sin los peligrosos efectos secundarios, como el aceite de canela, el ajo, o el aceite de orégano.
  • Pintura. Evitar pintar las paredes de la casa hasta que el organismo de la persona con GAPS se haya desintoxicado y haya recuperado el equilibrio bacteriano.

Cualquier paciente con GAPS, ya sea autista, esquizofrénico, hiperactivo, disléxico, asmático, etc., debe excluir los alimentos procesados de su dieta. Todos los alimentos deben comprarse frescos y de la forma más natural posible, y deben prepararse en casa. (...) Debemos alimentar el sistema digestivo de los niños (o adultos a nuestro cuidado) con comida fresca y nutritiva, manteniendo bajo control y a nuestro cargo los ingredientes y la forma en que son procesados.

Dra. Natasha Campbell 
Máster en neurología y en nutrición

¿Qué encontrarás en este libro?

En El síndrome del intestino y la psicología GAPS, encontrarás un método detallado paso a paso para desintoxicar el organismo y recuperar el equilibrio bacteriano necesario para sanar todos estos trastornos. Con él aprenderás a desintoxicar tu organismo, a repoblarlo de bacterias beneficiosas, y a recuperar una correcta asimilación de los nutrientes.

Aunque no estoy de acuerdo con algunas cosas que se exponen en este libro, como la opinión de la doctora de que necesitamos comer alimentos de origen animal, este es otro de los libros que te recomiendo tener, ya que aclara muchas cosas sobre la salud y la enfermedad. Libros como este ayudan a liberarnos de antiguas creencias e ideas instauradas sobre las enfermedades, y a recuperar el control y el poder sobre nuestra salud que una vez cedimos. Si quieres ser más libre y mejorar tu salud, es un libro que te recomiendo al 100 %.


Suscríbete. Tu salud te lo agradecerá


  • abril 11, 2017
Click Here to Leave a Comment Below

Leave a Comment:

A %d blogueros les gusta esto: