Los antibióticos son cada vez menos efectivos

Ya lo han advertido diferentes médicos, entre ellos, el subdirector general de seguridad sanitaria y medio ambiente de la OMS, Keiji Fukuda: Los antibióticos serán cada vez menos efectivos.

 Los antibióticos serán cada vez menos efectivos. La capacidad de tratar infecciones graves es cada vez menor en todo el mundo... El mundo está abocado a una era post-antibióticos en la que infecciones comunes y lesiones menores que han sido tratables durante decenios volverán a ser potencialmente mortales.

Keiji Fukuda

Una de las causas de que esto esté ocurriendo es la excesiva prescripción de antibióticos y otros fármacos por parte de los médicos, promovido por la industria farmacéutica, cuyo objetivo principal es que cada vez un mayor número de personas, y cada vez más jóvenes, necesitemos sus productos y seamos dependientes de ellos.

El doctor Allen Frances, catedrático emérito de la Universidad de Durham, afirmó:

Doctor Allen Frances                                    

​Han conseguido que todos (médicos y pacientes) creamos que las drogas son la única solución a nuestros problemas. Esta colosal industria está lavando el cerebro a todo el mundo para que tomen pastillas, aunque no las necesiten.

Otra de las causas de esta situación es la habitual administración de antibióticos y otros medicamentos a los animales destinados al consumo humano.

La industria de los productos de origen animal suele usar antibióticos como método de engorde de los animales y como prevención ante posibles enfermedades que puedan padecer debido, en gran parte, a las condiciones insalubres en las que se encuentran. Es decir, a estos animales no se les administran antibióticos cuando enferman, sino de manera continuada a lo largo de su vida.

El doctor Riera, hablando del problema del excesivo uso de antibióticos y otros fármacos afirmó:

"La mala utilización de los medicamentos también se da en la ganadería. No pasa en la medicina solamente, para engordar pollos y cerdos, por ejemplo, todas las comidas que se les proporcionan van suplementadas con antibióticos".

El uso excesivo de antibióticos y otros fármacos, ya sea consumidos directamente, o a través de los productos animales, puede provocar problemas en nuestra salud intestinal, perjudicando y eliminando bacterias beneficiosas, que según se ha descubierto ya, son las responsables en gran medida de nuestra salud general y de nuestro sistema inmunitario. En este sentido te recomendamos leer a la doctora Natasha Campbell, cuyos descubrimientos sobre la relación entre nuestra flora intestinal con diversas enfermedades como el autismo, la demencia, el Alzheimer o el trastorno por déficit de atención, entre otras, son impresionantes.

Además de esto, este excesivo uso de los antibióticos, tanto en animales como en nosotros mismos, unido al hecho de que la industria deja de investigar los que son efectivos al 100% y acaban con la enfermedad porque no serían rentables, está provocando que diferentes bacterias se hagan resistentes a ellos.

La resistencia a los antibióticos es considerada ya por algunos médicos como la próxima gran epidemia que afrontará el ser humano. Keiji Fukuda declaró:

"Si no tomamos medidas importantes para mejorar la prevención de las infecciones y no cambiamos nuestra forma de producir, prescribir y utilizar antibióticos, el mundo sufrirá una pérdida progresiva de estos bienes de salud pública mundial cuyas repercusiones serán devastadoras".

Entonces, ¿cómo podemos ir cortando nuestra dependencia a los antibióticos y otros medicamentos, y potenciar nuestra salud?

Nuestra salud depende de una gran variedad de factores, entre ellos los que consideramos más importantes e influyentes son:

  • Nuestro equilibrio emocional y nuestros pensamientos. Ya se ha demostrado científicamente que nuestro estado emocional y nuestra mente repercute en nuestro cuerpo físico y en las enfermedades o problemas de salud que padecemos. Nuestro sistema inmunitario depende en gran medida de nuestro estado emocional y de los pensamientos que tenemos a lo largo del tiempo. Fomentar nuestra felicidad es de vital importancia, potenciando las relaciones enriquecedoras con los demás, además de nuestras habilidades y dones, haciendo aquellas cosas que nos gusten y dedicando tiempo a aquellas actividades que tengan sentido para nosotros.
  • Nuestra alimentación. Según los expertos, en nuestros intestinos es donde se generan una gran cantidad de neurotransmisores y el 80% de nuestro sistema inmunológico depende de su buen funcionamiento. Por lo que nuestra salud cerebral y nuestro sistema de defensas dependen en gran medida de nuestro aparato digestivo y de nuestra salud intestinal.  Enfermedades como el autismo, enfermedades mentales, fatiga crónica, entre otras, están muy relacionadas, según la doctora Natasha Campbell, con una inflamación intestinal y una rotura del equilibrio de nuestra flora, debido a una mala alimentación. Esta doctora, entre otros muchos expertos, aconsejan añadir alimentos fermentados como el chucrut y otros probióticos para ayudar a regenerar nuestra flora intestinal, con grandes resultados en la salud y vitalidad de muchos de sus pacientes. También afirma haber ayudado a curarse a su hijo que padecía autismo con un sistema que ella misma ha creado. Uno de los puntos clave de este sistema, según cuenta, es el consumo de probióticos de manera habitual.
  • Nuestros hábitos de vida. Hacer algún ejercicio moderado que más nos guste de manera regular, tomar la luz natural del sol (sin usar cremas solares, ya que dificultan la síntesis de la vitamina D y producen efectos perjudiciales en nuestra salud), hacer actividades al aire libre, o descansar adecuadamente, son hábitos que potencian nuestra salud general.

Y cuando llegamos al punto de padecer algún problema de salud, tenemos a nuestra disposición una gran farmacia natural en forma de plantas (con las que se hacen muchos de los medicamentos que consumimos). Te recomendamos leer el libro de María Treben  "Salud de la botica del Señor", donde esta mujer que dedicó gran parte de su vida a ayudar en la curación de cientos de personas a través de las propiedades medicinales de las plantas, nos cuenta cómo usarlas de manera adecuada para obtener los mayores beneficios. O ver los vídeos de Josep Pámies, un agricultor que se dedica a ayudar a las personas a sanarse con el poder curativo de las plantas, entre ellas la stevia, muy efectiva en el tratamiento de la diabetes. 

Existen alternativas naturales y efectivas a los antibióticos bien conocidas desde la antigüedad. Sin embargo, han sido ridiculizadas, ocultadas y no tomadas en serio por parte de la medicina moderna y la gran mayoría de la población.

Está documentado el hecho de que ciertos tratamientos con elevadas cantidades de vitamina A y vitamina C han sido muy efectivos para enfermedades como el sarampión, la tos ferina, la escarlatina, la poliomielitis, el cáncer, enfermedades coronarias, neumonía... La canela también ha sido utilizada con éxito en el tratamiento de enfermedades como el cólera, la malaria, la gripe, problemas intestinales, fiebre tifoidea... y se sabe que tiene un gran poder antiinfeccioso. El ajo y la cebolla han resultado ser muy eficaces para la curación de la tuberculosis o el sarampión. La echinácea purpúrea es una planta reconocida por su capacidad de ayudar a fortalecer el sistema inmunológico, con efectos demostrados en la viruela, ántrax, infecciones de sangre, y muy eficaz para aliviar dolores de quemaduras. El vinagre de manzana (sin pasteurizar) ha demostrado ser de gran efectividad para la prevención y el tratamiento de enfermedades como la viruela o la difteria. Los zumos de frutas y verduras frescas son una medicina muy poderosa para multitud de trastornos y enfermedades como el cáncer o la tuberculosis.

"Los médicos llevan utilizando la vitamina C de forma efectiva en casos de sarampión, escarlatina, poliomielitis, tos ferina, síndrome de abstinencia de opiáceos, enfermedades coronarias, cáncer, encefalitis, neumonía y otras dolencias. Lamentablemente, su trabajo ha sido olvidado o se ha negado activamente".

"En 1907, el doctor Russell publicó un libro de 126 páginas sobre su tratamiento para la tuberculosis. (...) El tratamiento del doctor Russell implicaba​ un modo de vida sano, inlcuidos los zumos de verduras. Hay que destacar que las 55 personas tratadas en el estudio se curaron".

​Extracto del libro Desvaneciendo ilusiones, de la doctora Suzanne Humphries

No decimos que los médicos y los medicamentos no sean necesarios en algunas ocasiones, pero el uso que se les está dando en la actualidad es excesivo y, aunque esté beneficiando a unos pocos, provoca graves problemas, tanto a nivel de salud como económicos y ecológicos.

Sin embargo, según nuestra manera de pensar, esta situación mundial es una gran oportunidad y algo que puede ser muy beneficioso, ya que nos está empujando a dejar de delegar nuestra salud en otros y tomar poder sobre ella, haciéndonos cada vez más libres, viviendo más en armonía con lo que somos y poder disfrutar de toda la salud y bienestar que son naturales en nosotros.

¡Libérate y haz que tu salud solo dependa de ti!


Suscríbete. Tu salud te lo agradecerá

  • Febrero 4, 2016
Click Here to Leave a Comment Below

Leave a Comment:

A %d blogueros les gusta esto: