Algo importante está pasando… ¿Formarás parte de la solución?

La actual manera de cultivar y producir los alimentos perjudica nuestra salud y está acabando con la biodiversidad y con otras especies necesarias para nuestra supervivencia

La agricultura industrial intensiva, cultivando unas pocas especies en grandes extensiones de tierra, el uso de transgénicos y pesticidas químicos y la producción industrial de alimentos de procedencia animal, entre otras cosas, están provocando una desertización de los suelos, una creciente deforestación a nivel mundial, y una preocupante pérdida de la biodiversidad. Todo esto ya ha sido advertido por numerosos científicos de diversos países desde hace bastantes años. La propia ONU ha realizado diversas declaraciones en este sentido. En el informe GEO-2000 de su programa medioambiental ya señaló que: "el presente discurrir de las cosas es insostenible y ya no es una opción posponer los remedios por más tiempo." Y en su informe sobre "Los recursos del planeta 2001" se alerta de un "deterioro generalizado de los ecosistemas", que califica de "devastador" y abocado a la "desertización".

Cultivar una sola especie en grandes extensiones de tierra y el uso de plantas transgénicas y pesticidas está dejando inertes los suelos y acabando con gran cantidad de plantas, animales, insectos, bacterias y hongos que son necesarios y beneficiosos para la salud y el equilibrio del ecosistema. Y esto es algo que repercute directamente en los alimentos que se cultivan en estas tierras desmineralizadas y contaminadas.

La nutricionista y Máster de Condicionantes Genéticos, nutricionales y ambientales en el desarrollo, Lucía Redondo lo expresó así:

El sistema actual de alimentación es insostenible. La producción intensiva, los monocultivos, el uso de agroquímicos, los transgénicos y un largo etcétera constituyen un modelo de alimentación que controlan unas pocas multinacionales, a costa de generar cada vez más pobreza, más enfermedades y mayor deterioro del planeta. Debemos luchar por un modelo de producción de alimentos sostenible. Alimentos locales, libres de transgénicos y productos sintéticos. Es la mejor opción para nuestra salud, pero también para el medio ambiente, la sociedad y la economía.

                         Lucía Redondo               
 Máster en Nutrición y Metabolismo               

¿Qué efectos tienen los pesticidas químcos en la salud humana?

Estas sustancias han sido relacionadas desde hace décadas con problemas de salud tales como obesidad, infertilidad, alergias, asma, problemas endocrinos, abortos, malformaciones o cáncer, entre otras. Sin embargo en los datos de toxicología oficiales y en los controles que pasas los pesticidas, no se tienen en cuenta los efectos de salud a largo plazo ni los del denominado "efecto cóctel", por la acción combinada de varios de estos pesticidas.

En este sentido, el profesor de Radiología y Medicina Física y Catedrático de Medicina en la Universidad de Granada, Nicolás Olea, investigador durante quince años sobre los efectos en la salud humana de ciertas sustancias químicas presentes en los alimentos y en objetos de uso cotidiano, está convencido de la relación de estas sustancias con múltiples enfermedades y así lo declara en sus conferencias y exposiciones públicas.

A pesar del diagnóstico precoz, está aumentando el cáncer... No es un problema genético, sino que es un problema ambiental.

 Dr. Nicolás Olea          
Especialista en Radiología y Oncología               

Según este especialista en sustancias químicas y salud humana, si aumentamos el consumo de frutas y verduras debemos poner atención en que podríamos también estar aumentando el consumo de pesticidas, por lo que recomienda que sean de producción ecológica.

Según un estudio sobre la medida del residuo del pesticida DDT en las placentas de las mujeres sanas que dan a luz en el Hospital Clínico de Granada en el año 2006:

"El 100 % de las​ mujeres que dan a luz en el Hospital Clínico en el año 2006 tienen DDT."

El DDT se prohibió en el año 1985, pero tiene una duración alta y persiste en el ecosistema y en nuestro cuerpo, según los expertos.

¿Tienen los pesticidas efectos en el medio ambiente?

Los efectos de los pesticidas químicos en el medio ambiente son numerosos. Entre ellos están la desaparición de insectos y especies de plantas necesarias y beneficiosas para el sistema, la contaminación de los suelos y acuíferos subterráneos, la pérdida de biodiversidad, la contaminación de cultivos colindantes, contaminación atmosférica, daños en hábitats de aves y otros animales... Se han encontrado restos de pesticidas en el agua del grifo y en fuentes naturales. 

En un estudio publicado en la revista "Journal of Chromatography A", realizado por expertos del Instituto Nacional de Investigación Veterinaria de Polonia​, se detectaron 57 pesticidas diferentes en el cuerpo de abejas intoxicadas. Las abejas están muriendo de forma masiva en todo el mundo y el uso de pesticidas está muy relacionado con ello desde hace años. Según el autor principal del estudio:

La salud de las abejas es un asunto de interés público puesto que se trata de uno de los insectos determinantes para la polinización de más del 80% de los cultivos y plantas silvestres en Europa... Incluso en niveles muy bajos, los pesticidas pueden debilitar los sistemas de defensa de las abejas, lo que permite a parásitos o virus matar lentamente a las colonias de abejas.

Tomasz Kiljanek                   
Autor principal del estudio               

¿Qué decisiones se están discutiendo al respecto en la Unión Europea?

El 7 de marzo de 2016, los países de la Unión Europea debatieron en Bruselas la propuesta polémica de la Comisión de renovar durante otros 15 años la autorización del uso del glifosato, un compuesto químico presente en pesticidas, que según la Agencia Internacional de Investigación sobre el Cáncer de la OMS, es un probable cancerígeno. El glifosato está presente en el herbicida Roundup de Monsanto, que parece ser el pesticida más vendido en todo el mundo. El asunto se trató en el Comité sobre Plantas, Animales, Alimentos y Piensos de la U.E durante varios días y finalmente se aplazó la decisión hasta la próxima reunión del 18 de Mayo, debido a la oposición de algunos estados miembros.

​Después de que la Agencia Internacional para la Investigación del Cáncer (IARC) de la OMS, clasificara al glifosato como "probable cancerígeno para la salud humana", la Autoridad Europea de Seguridad Alimentaria (EFSA), cuyas estrechas relaciones con la industria han sido motivo de diversas polémicas en el pasado, declaró en 2015 que no había evidencia científica de la relación del glifosato con el cáncer. A raiz de esto, 96 científicos independientes, algunos de los cuales participaron en el informe de la OMS, criticaron la evaluación de la EFSA como "no apoyada por la evidencia".

Según afirman en algunas publicaciones, la Agencia Europea de Sustancias Químicas (ECHA) va a evaluar la carcinogenicidad, mutagenicidad en la células germinales y la toxicidad reproductiva del glifosato, lo que puede tardar varios años.

Algunos científicos y expertos como el Doctor Olea recomienda precaución y seguir el principio de prevención que aconseja cautela ante la incertidumbre. Es decir, estudiar los posibles efectos sobre la salud a largo plazo de estas sustancias antes de autorizar su uso y comercialización. ¿Acaso hay que esperar a que aparezcan los casos de intoxicaciones, envenenamientos o enfermedades para que se prohíba su uso?

¿Qué podemos hacer nosotros?

Una de las cosas más efectivas que podemos hacer para mejorar nuestra salud y la del planeta es dejar de colaborar con determinadas prácticas industriales que nos enferman a nosotros y a todo el sistema y colaborar con aquellas que respeten más nuestra salud y el medio ambiente. Es decir, cambiar nuestros hábitos de consumo para que las industrias se adapten y cambien su forma de cultivar y producir los alimentos. Cosa que en algunos agricultores y productores ya esta sucediendo.

 ¿Son fiables los alimentos ecológicos?

En la producción ecológica no está permitido el uso de pesticidas, herbicidas ni fertilizantes sintéticos y tampoco el de semillas o plantas transgénicas. Tampoco se permite el uso de aditivos sintéticos como el aspartamo o la sacarina, grasas "trans", ni productos transgénicos. Además, se respetan los ciclos naturales de los cultivos y se favorece la biodiversidad.  Este tipo de agricultura requiere certificaciones especiales y esta fuertemente regulada.

​En la Unión Europea los términos "orgánico", "ecológico" y "biológico" se consideran sinónimos y su uso está protegido y regulado por los reglamentos comunitarios 834/2007 del Consejo sobre producción y etiquetado de productos ecológicos y 889/2008 de la Comisión. Todos los que intervienen en la cadena agroalimentaria están sujetos al control e inspección de las materias primas utilizadas, del proceso de elaboración, envasado y etiquetado mediante empresas de control y certificación acreditadas.

Todos los productos ecológicos deben llevar un código como el siguiente:

ES - ECO - 888

Las primeras letras indican el país de envasado, las siguientes él término utilizado en el país para la producción ecológica, y los números representan el código de la autoridad u organismo de control. En España se añaden dos letras más que indican la comunidad autónoma.​

Además, deberán indicar en el etiquetado si el producto procede de la UE, de fuera de la UE o mezcla. ("Agricultura UE", "Agricultura no UE", "Agricultura UE/no UE")​

Estudios sobre los alimentos ecológicos

En el año 2009 se realizó un estudio por la "Food Standards Agency" británica, basado en 46 publicaciones, que concluía que no había diferencias sustanciales entre los alimentos biológicos y los convencionales.

​Por otra parte C. Benbrook del Centro Orgánico (TOC) del Reino Unido y otros científicos como D.R. Davis y P.K. Andrews, de EE.UU, afirmaron que el estudio de la FSA no recoge los últimos resultados científicos y se equivoca al valorar el contenido en antioxidantes, además de que no recoge la medición de algunos nutrientes y que usaron datos de estudios muy antiguos valorando nutrientes en variedades vegetales que ya no están en el mercado.

En otra investigación, una de las mayores realizadas sobre los productos ecológicos y publicada en el "British Journal of Nutrition", realizada por la Universidad de Newcastle, en Reino Unido, se analizaron 343 estudios realizados anteriormente y concluyeron que los productos orgánicos tienen más antioxidantes, menos pesticidas y menos cadmio (metal que puede resultar nocivo). En la agricultura ecológica no se utilizan pesticidas, pero a veces se detectan restos por contaminación procedente de cultivos cercanos que sí los usan.

Este estudio cuenta una poderosa historia en favor de que los cultivos orgánicos son nutricionalmente superiores y beneficiosos para la salud.

                    Charles Benbrook                   
Universidad del Estado de Washington               

Los productos ecológicos todavía son en nuestro país considerablemente más caros que los convencionales, pero creemos que si sopesamos los "pros y los contras" tenemos bastantes razones de peso como para hacer el esfuerzo e ir cambiando poco a poco nuestra forma de comprar y añadir estos productos en nuestra cesta. Nuestra salud, la de otros seres vivos, y el propio ecosistema lo agradecerán.


  • marzo 17, 2016
Click Here to Leave a Comment Below

Leave a Comment:

A %d blogueros les gusta esto: